sábado, 27 de septiembre de 2008

La bienvenida del Monte Fuji.

Con base en la definicion encontrada en wikipedia: "Gaijin"; significa "no japonés", "outsider", foraneo, de otro país.

El Diario de una Gaijin ha sido creado especialmente para mi madre, a quien le he escrito desde que aprendí a escribir. Ella guarda incontables diarios de papel que he hecho, con recortes y fotografías y dibujos, con las impresiones que he tenido de la vida, y alguna ocasión de la muerte. Especialmente le he regalado diarios de mis viajes, y ahora, un diario electrónico, que compartiremos con más gente.
Te quiero.


La bienvenida del Monte Fuji.
16.Sep.08

Ahora vuelo con destino a Osaka, para trasladarme a Kioto. Recién he visto desde el aire a mi amado Fuji San, él es tan grande, tan apasible, tan pacífico y la vez imponente. Siento vértigo, quiero arrojarme, algo me llama, tanto me da Fuji San, el corazón me late fuerte, vuelvo a sentirlo, qué misterio, qué secreto guarda esta piramide de la naturaleza, puede que sea el lugar favorito de Dios y yo ya estoy cerca. Se me presentó, me despertó justo cuando estaba enseguida de mí, pueda que esté loca, pero él me dice tantas cosas.

Su imagen me toca los ojos y se me queda pegada, involvidable, él es el motivo de mi presencia en esta tierra, él me ha concedido este regreso, yo se lo pedí cuando lo conocí, se lo dije en secreto mientras me abrazaba, le pedí volver por más tiempo, supé entonces que era poco el tiempo, que me faltaba tiempo con Japón y con él.

Estoy cerca ahora, indescriptible lo que siento, lo que me mueve, y la forma en que detiene y suelta el palpitar. Aquí está el Monte Fuji una vez mas en mi vida.

Por el Monte Fuji he vuelto, deseo escalarlo, dormir en él.  Tiene tanto propósito mi regreso, tantos motivos para caminar éstos rumbo, tan pronto como me ví entre japoneses, al oir su lenguaje, su música, al oler a lo que huele Japón, sentí que volvía a casa, por primera vez tiene sentido mi andar, por primera vez no estoy pérdida.

Una parte de mi se quedó aquí hace un año y ahora me completa, quizás sea una "gaijin", una extranjera, una persona de fuera, que entiende poco del idioma, pero.... tanto comprendo de mi, estando aquí, tengo un sentido de pertenencia, la vida me cuadra, aquí está mi tesoro.

De ésta Isla me fuí llorando con las manos pegadas en la ventanilla mientras dejaba atrás Narita, desconsolada y quizás enojada grité al universo que volvería y aquí estoy, ahora vivo donde quiero vivir, estoy donde tanto deseaba estar, de todos los lugares que recorrí, vuelvo al más hermoso,  donde hay algo para mí. Los espacios se me llenan en este lugar, aquí no tengo vacíos,  ya no tengo prisa, lo que tanto había anhelado, ya lo tengo, ya estoy completa.

En armonía, en paz y con una sonrisa, el Monte Fuji pone en un color de mi aura la respuesta que le hice cuando lo conocí; yo le pregunte si volveria a verlo en esta vida.

Lissy.




  




2 comentarios:

Laura Müller dijo...

chidoooooo bem-vinda al mundo bloggero, voy a poner un link de mi blog al tuyo
besos

Gina Calderon dijo...

Amiga...que te puedo decir... tus palabras llegan al corazon!