lunes, 23 de septiembre de 2013

5 años después...


Inicié este blog en septiembre del 2008, entusiasmada con la idea de mantener un registro de lo que viviría en Japón, publiqué un par de entradas y no volví a publicar, hasta el día de hoy.

Hoy, 5 años después, se termina un ciclo muy importante en mi vida, como resultado de las decisiones que tomé en el 2007, estoy por cerrar mi expediente en el Banco Interamericano de Desarrollo y de nuevo seré libre para volver a emigrar, si así lo quisiera. Debido a una restricción de la beca que obtuve para estudiar la Maestría en Japón, no podía vivir fuera de México, hasta cumplir con un periodo de apoyo al desarrollo económico de mi país.  Hoy vivo en la Ciudad de México y de nuevo, no sé qué sigue en mi vida, pero ya no me angustio, he aprendido a disfrutar estar pérdida.

Japón me dió algo que se quedará conmigo por siempre, me dió una parte que me faltaba en mi ser, viviendo en ese país, y practicando la contemplación en los hermosos jardines zen, me encontré a mi misma.   Como dijo Youri, no olvides que podrás encontrarte de nuevo, cuando vuelvas a sentirte perdida.  

En el tiempo que viví en ese país, aprendí a desarrollar la templanza y a ser paciente.  Alcancé un estado de plenitud que ha perdurado a la fecha.  Hoy, aunque no sepa ádonde ir, sé que camino en la dirección correcto, pues la brújula de mi vida, la traigo conmigo. 

Aprendí a estar en paz, aprendí de mi país y a sobrellevar algunas tristezas inaludibles en la vida. Amé, sufrí y fuí muy feliz.

Hoy retomo este diario para contar historias de vida que deseo compartir con amigos y familia que hoy viven en diferentes partes del mundo. En éstos 5 años han pasado cosas dignas de escribirse.

Kioto es un estado mental y siempre tendremos un Kioto en nuestros corazones.
Lissy.